Problemas de seguridad en Alhaurín el Grande

Alhaurín el Grande sufre una falta de policías locales, lo que conlleva una creciente sensación de inseguridad ciudadana. Es el resultado de que no se cumplan los estándares de 2 policías por cada mil habitantes. Su presencia en las calles es una reclamación ciudadana constante.

Durante estos últimos cuatro años, los vecinos han transmitido al grupo del PSOE en el Ayuntamiento de Alhaurín el Grande la falta de policías vigilando las calles, una cuestión planteada por los representantes policiales.

Los habitantes de Villafranco del Guadalhorce se sienten los más afectados por este abandono. Pese a ello, el equipo de gobierno del PP, con la alcaldesa Antonia Ledesma a la cabeza, no ha estado a la altura, solo basta con ver cómo gestionaron las protestas de la plantilla.

A ello, en nuestra opinión, se une el hecho de que en determinados even­tos extraordinarios comprobamos cómo se desarrollan sin la necesaria participación de la Policía Local.

Primeras propuestas del PSOE

El PSOE defiende, dentro de su programa electoral, una convo­catoria de oferta de empleo para cubrir las plazas libres por jubilación, amortizando plazas y creandos nuevas plazas. Todo ello en función de las necesidades, siempre consensuadas con la plantilla y sus responsables. Nuestro pueblo necesita de una planificación para resolver la situación actual de la Policía Local.

El PSOE ha apoyado a la plantilla policial en sus reivindi­caciones, huyendo de interferencias.

Alhaurín el Grande necesita una mayor y mejor coordinación en materia de seguridad, mediante la convocatoria periódica de la junta local. Consideramos fundamental la coordinación con otros cuerpos, sobre todo con la Guardia Civil.

El candidato por el PSOE  a la Alcaldía, Luis Guerrero, exigió, en el pleno del pasado mes de septiembre de 2018, más medios al Gobierno de España. Creemos que parte de la situación que tenemos en el pueblo se debe al déficit de agentes en el destacamento de la Guardia Civil en el municipio.

Esa coordinación en seguridad debe extenderse a las relaciones entre el Ayuntamiento, el sector privado empresarial de la hostelería y los colectivos sociales. El instrumento que proponemos es una mesa local de seguridad, integrada por la alcaldía, el área de seguridad, los cuerpos policiales y representantes de los colectivos.